fbpx

¿Qué es un grupo de apoyo?

El grupo de apoyo psicológico es un grupo de personas que asisten, voluntariamente, a sesiones donde se encuentran con un profesional de ayuda y otras personas que viven una misma temática de vida, generalmente personas que atraviesan por cambios fuertes o situaciones difíciles de afrontar.   La idea de asistir a estos grupos es hallar un espacio para encontrar personas que pueden comprender lo que actualmente viven y que afecta su existencia.  Este encuentro grupal está enmarcado por un fuerte sentido de comunidad, respeto, confidencialidad y de compartir la necesidad de sentirse comprendido, visto y acompañado.

Los grupos de apoyo crean un ambiente acogedor que facilita a sus miembros reconocerse a través de otros en su momento de vida, develando tanto las similitudes como también las diferencias de su situación, lo que proporciona a sus miembros la oportunidad del encuentro con el otro, en un momento de vida en que la angustia, la soledad y la respuesta social les sobrepasa, reduciendo así su malestar psicológico.

continents

Este Atlas de las Emociones fue creado para aumentar la comprensión de cómo las emociones influyen en nuestras vidas, que nos da la opción (al menos en algún momento) de reconocer qué emoción que estamos viviendo, y saber cómo nuestras emociones influyen en lo que decimos y hacemos.  Aunque las emociones son fundamentales para nuestra vida – proporcionando alegría, alerta ante amenazas, fuerza para el cambio, advertencia contra lo que es tóxico, y llamando a los demás en busca de ayuda -, no elegimos qué sentir o cuando sentirlo. El Atlas de las emociones fue creado para darnos una mayor conciencia de nuestras emociones, y a veces incluso alguna opción sobre lo que estamos sintiendo, gracias a una mejor comprensión de cómo funcionan las emociones.

Paul Ekman es un reconocido psicólogo estadounidense que fue pionero en el campo de la investigación sobre las emociones mediante la demostración de la universalidad de la expresión facial de la emoción y el mapeo de los 43 grupos de músculos utilizados en la expresión facial. Su investigación ampliamente accesible le ha ganado la condición única de trabajar tanto con las fuerzas del orden (para entrenar a la gente en la identificación de engaño) y el Dalai Lama (para explorar el soporte filosófico de los enfoques orientales y occidentales a las emociones). Después de 40 años en la facultad de la Universidad de California en San Francisco, formó la empresa Paul Ekman Group (desde 2001).

Acerca del Atlas

Las emociones se producen automáticamente, parece que nos sucede, no por elección, pero sin pensamiento consciente. No siempre nos damos cuenta de que estamos en las garras de una emoción hasta que alguien nos lo señala, o hasta que el episodio emocional ha terminado. Tener elección sobre cuándo experimentar una emoción, y la forma de experimentarla, requiere la introducción de un elemento ajeno a la aparición de una emoción – la conciencia.

Se deben desarrollar las habilidades para hacer posible esa conciencia, si habremos de ejercer una elección sobre cuándo experimentamos una emoción y la forma en que la experimentamos. El Atlas de las emociones fue creado para ilustrarnos al respecto.

El Dalai Lama pidió a Paul Ekman crear un mapa de las emociones, con la esperanza de que tal mapa permitiría a las personas tener experiencias emocionales más constructivas. Cuando queríamos llegar al nuevo mundo, dijo, necesitamos un mapa para llegar allí.  Si queremos llegar a un estado de calma mental necesitamos un mapa de la emoción. Pidió a Ekman basar el mapa emocional en el consenso científico acerca de lo que son las emociones.

¿Por qué utilizar este ATLAS?

Necesitamos comprender nuestras emociones y desarrollar habilidades para tener la posibilidad de elegir (1) cuando somos emocionales o lo que trae consigo una respuesta emocional, y (2) cómo respondemos y lo que decimos y hacemos cuando estamos emocionales. Estas habilidades no son dadas a nosotros por naturaleza, pero podemos aprenderlas. Explorar el Atlas de las Emociones aumentará la comprensión de lo que son las emociones y sus efectos en nosotros, proveyendo una mayor conciencia de lo que te está sucediendo cuando experimentas emociones.

¿Qué es conciencia emocional?

¿Por qué la conciencia emocional nos ayudan a gestionar nuestra vida emocional? La respuesta simple es que vivimos la mayoría de nuestros días sin conciencia de qué emociones estamos sintiendo y de las palabras y acciones que motivan. Por lo general somos conscientes de nuestras emociones sólo después de un episodio emocional, especialmente si luego lamentamos la forma en que actuamos. El objetivo del Atlas de las Emociones es ayudar a que la gente tome conciencia del impulso para actuar antes de actuar y luego elegir si desea comprometerse, y si es así, la manera de hacerlo. Esto significa entender lo que desencadena las emociones, lo que la mayoría de la gente señala como desencadenante, a qué desencadenante somos especialmente sensibles y qué desencadenante generalmente resultan en un episodio emocional lamentable. Esto no es fácil de lograr, pero explorar el Atlas de las Emociones proporciona un primer paso necesario y vital. En el anexo del Atlas, encontrarás sugerencias sobre otras prácticas que puedes desear adoptar para aumentar tu conocimiento de sus propias emociones.

¿Cuál es la relación entre la emoción y el estrés?

Nuestras emociones incontroladas nos hacen susceptibles al estrés. De hecho, el estrés se define como un exceso de excitación emocional (una experiencia emocional que es demasiado fuerte y dura mucho tiempo, e interfiere con el resto de nuestra vida). Las consecuencias del estrés, especialmente de un estrés prolongado, incluyen la falta de sueño, estados de ánimo negativos, disminución de la función cognitiva (incluyendo la memoria y concentración), tensión en las relaciones personales y profesionales y una variedad de resultados pobres en la salud física.

¿Qué es una emoción?

Un episodio de la emoción es una experiencia breve, sucinta, una que no siempre encaja con nuestras expectativas. La mayoría de las emociones surgen en menos de un 1/25 de segundo y no duran más de unos pocos minutos. A menudo nos sentimos como si nuestras emociones duraran mucho más tiempo; Sin embargo, lo que estamos recordando es probablemente una serie de episodios de emoción. La definición de la emoción es la siguiente:

La emoción es un proceso, un tipo particular de evaluación automática muy rápida, influenciada por nuestro pasado evolutivo y personal, en la que tenemos la sensación de que algo importante está ocurriendo para nuestro bienestar y empiezan a hacer frente a la situación un conjunto de cambios fisiológicos y comportamentales. En particular, las emociones coordinan, de manera eficiente,  diversos sistemas de respuesta, lo que ayuda a enfrentar importantes desafíos y oportunidades.

Vamos a descomprimir esta definición. La emoción es un proceso, lo que significa que hay una serie de pequeñas etapas que componen un episodio emoción. Esto comienza con nuestra valoración automática o perspectiva del mundo influenciada por nuestro pasado personal (nuestras respuestas aprendidas derivadas de experiencias de la vida) y nuestro pasado evolutivo (nuestras respuestas cableadas que se han transmitido genéticamente). Esta evaluación nos ayuda a filtrar lo que es «importante para nuestro bienestar.» Por lo general, la evaluación es tan rápida que no estamos totalmente conscientes de ella. Debido a que nuestra valoración es influenciada por nuestro pasado personal, podemos tener respuestas muy distintas al mundo. Considere este ejemplo: Usted va caminando por la calle junto a un amigo cercano. En eso, un coche pasa con las ventanas abajo y tocando una canción a un volumen muy alto. Para ti esa canción te provoca una sensación de profunda tristeza; ya que es la canción favorita de un amigo que murió de cáncer y es con la que se le recuerda. Sin embargo, para tu amigo, que no conocía a esta persona y no tiene ninguna asociación con la canción, no hay una respuesta emocional, o tal vez hay molestia por el ruido fuerte. Tu y tu amigo están en la misma calle, escuchando la misma canción, pero sus respuestas son aprendidas y personales. Pero si ese mismo coche de repente se desvió hacia la banqueta por evitar un gato que se atravesó, tanto tu como tu amigo, con independencia del pasado personal, saltarían hacia atrás por miedo. Esta es una respuesta universal a una amenaza inminente. Las emociones nos ayudan a responder antes de que incluso tengamos tiempo para pensar «¿Qué está haciendo este coche?».  Este es el esplendor y el agobio de emociones.   Se pueden unir nuestras respuestas fisiológicas para provocar conductas inmediatas para salvar nuestras vidas, pero surgen sin nuestra elección de ellas  y pueden sentirse como totalmente fuera de nuestro control. Comenzaremos nuestro mapeo de nuestros propios episodios emocionales como exploradores inmersos en este Atlas.

El fin de esta definición apunta a la perspectiva de la evolución de las emociones. Esto significa mirar a las emociones de la manera en que vemos las propiedades funcionales de nuestros pulgares o de las pestañas. Mientras que las emociones no sirven como las funciones críticas que nos permiten captar o mantener el polvo de nuestros ojos, en referencia a las pestañas, han sido crítico para nuestra supervivencia en el entorno en el que nos desarrollamos. Además de ayudar a responder a las amenazas inmediatas (correr por miedo ante un tigre de dientes de sable o mantenerse inmóvil con enojo ante una bestia menos mortal) , también ayudó a formar la cohesión social de una tribu a través del disfrute compartido. Es importante destacar que para nuestra supervivencia temprana, nuestro sistema emocional incluye nuestra respuesta rápida interna, así como señales no verbal a través de nuestra cara.

La psicoterapia no intenta decirte cómo vivir tu vida. Te puede ayudar a encontrar el significado para abrazar tu presente y emprender el camino a dónde tu quieres…

  1. Mejorar la forma de relacionarte contigo mismo
  2. Crees que tienes un trastorno psicológico
  3. Te sientes triste o deprimido habitualmente, más habitualmente de lo que deberías.
  4. Te cuesta trabajo socializar con otras personas.
  5. Tienes crisis de ansiedad con cierta frecuencia.
  6. Tienes miedos no justificados.
  7. Tienes dolores o síntomas físicos que los médicos no pueden explicar (te dicen que estás sano)
  8. Tienes manías que afectan a tu vida diaria
  9. Te sientes solo a pesar de estar acompañado.
  10. Mejorar tu relación de pareja
  11. Tienes algún tipo de fobia
  12. No controlas tu ira y tus enfados
  13. Los traumas del pasado te persiguen en el presente
  14. Has perdido a un ser querido y no consigues superarlo
  15. Tienes algún tipo de adicción
  16. Oyes voces sin que nadie te haya hablado
  17. Estás viviendo una ruptura de pareja
  18. Tienes falta de autoestima
  19. Has sufrido un episodio violento recientemente
  20. Mejorar la forma de relacionarte con otros
  21. Dependes emocionalmente de otra u otras personas
  22. Lloras con demasiada frecuencia
  23. Has perdido el control de tu vida
  24. Crees que las cosas nunca te salen bien
  25. Sientes inestabilidad emocional
  26. Crees que otras personas conspiran contra tí, pero no hay fundamentos para ello
  27. Te sientes angustiado sin un motivo aparente
  28. No eres capaz de mirar a una persona a los ojos
  29. Sufres violencia familiar
  30. Tener una mejor relación sexual
  31. Has dejado de interesarte por las cosas que antes te gustaban
  32. Tus celos infundados están a punto de arruinar tu vida de pareja
  33. Vives permanentemente estresado o estresada
  34. No puedes controlar el dinero que gastas
  35. La convivencia familiar se te hace muy difícil
  36. Eres demasiado tímido o tímida
  37. Nunca llegas puntual a ningún sitio
  38. No alcanzas una satisfacción sexual plena
  39. Tienes problemas con el alcohol o las drogas
  40. Ampliar la forma de relacionarte en lo espiritual
  41. Tu rendimiento escolar o laboral es escaso o nulo
  42. En determinadas circunstancias tartamudeas al hablar, sin motivo físico
  43. Necesitas estimulantes o tranquilizantes para acometer tus actividades diarias
  44. Tienes problemas con tu pareja y no encontráis la forma de solucionarlo
  45. Tienes trastornos alimentarios sin justificación médica
  46. Te cuesta trabajo tomar tus propias decisiones
  47. No te quieres, no te gustas como eres.
  48. Tu pareja te ha abandonado, y no lo superas
  49. No sabes decir que no.
  50. Incrementar tu bienestar emocional
  51. Pierdes los nervios con demasiada facilidad
  52. Sufres acoso
  53. Sientes frustración con tu vida
  54. No eres capaz de expresar tus sentimientos
  55. Sientes incomodidad cuando la gente te mira
  56. Tus hijos se han ido a vivir lejos y no lo aceptas
  57. Crees que has fracasado
  58. Te cuesta trabajo mantener las cosas en orden
  59. Sufres ataques de ira o ansiedad
  60. Quieres emprender un nuevo estilo de vida
  61. A veces te pasas días sin querer levantarte de la cama
  62. Sientes rechazo por parte de las personas que te rodean
  63. Te preguntas con demasiada frecuencia por como sería tu vida si no hubieses cometido aquel error
  64. Tus padres siguen dirigiendo tu vida y deseas que dejen de hacerlo
  65. Te sientes inseguro o insegura
  66. No disfrutas con las alegrías a tu alrededor
  67. Te quejas constantemente
  68. Te cuesta trabajo hablar en público
  69. Vives intimidado por otras personas
  70. Deseas encontrar formas alternas de abordar la relación con alguien
  71. No aceptas tu identidad sexual
  72. Tienes la sensación de estar siempre discutiendo
  73. Piensas que todo el mundo se ríe de ti
  74. Te sientes incomprendido
  75. Estás a cargo de un familiar enfermo lo que ahoga tu existencia
  76. No consigues poner orden en tu vida
  77. No sabes qué hacer tras la infidelidad de tu pareja
  78. Tienes dificultad para encontrar pareja
  79. Crees que estás en un pozo del que no vas a saber salir
  80. Te exiges tanto que nunca estás satisfecho
  81. Habitualmente pierdes la concentración con demasida facilidad
  82. No puedes controlar tu deseo sexual
  83. No soportas la idea de quedarte solo o sola
  84. Casi siempre te arrepientes de lo que haces
  85. Alguien ha abusado de tí
  86. Tu ritmo de vida no te permite parar a descansar
  87. Te miras en el espejo y no te gusta lo que ves
  88. No sabes cual es el siguiente paso a dar en tu vida
  89. Quieres dejar a tu pareja y no sabes como
  90. Quieres cambiar tu actitud ante la vida
  91. Todo te parece mal
  92. En determinadas situaciones sociales te sientes bloqueado o bloqueada
  93. Te desesperas con la forma de actuar de tus hijos
  94. Buscas permanentemente la aprobación de los demás
  95. Tienes falta de apetito, sin que haya una razón física para ello
  96. Has encadenado varios fracasos y no tienes fuerzas para intentarlo de nuevo
  97. Los nervios no te dejan ser tu mismo o misma
  98. No te adaptas a tu entorno
  99. Has vivido una experiencia traumática
  100. Quieres sentir paz, sosiego o serenidad.